lunes, 28 de julio de 2008

De resaca y sin probar alcohol

Una de mis muchas rarezas sin explicación y la q más me gusta es q yo no sufro resacas. Puedo estar mediosobada al día siguiente, con el peor dolor de pies de la historia o con mala leche, pero nunca me duele la cabeza ni vomito ni cosas de esas q todo el mundo padece en su adolescencia. Después de haber superado el hecho de q soy un bicho raro me lo he tomado muy bien y la verdad sea dicha q es toda una ventaja. Pues ahora he descubierto q sufro dolores de cabeza antes de pillarme la cogorza, aunque claro, para estos síntomas hay explicaciones de lo más variado. Os cuento el caso:
Una q se va todo lo mona q puede de boda y, previsora ella, se cambia los zapatos nada más llegar al restaurante para q los pies no le impidan moverme, se aseguro de q no hay champiñones en el menú para no morirme en los postres como en la última ocasión y me dispongo a pasarlo bien. Una copa de vino blanco, dos, tres y nos sentamos a cenar. A los diez minutos de cena se me empieza a levantar un dolor de cabeza de los buenos. Y yo, nada esto es porque en esta mesa estamos chillando todo el rato, o el estrés o el calor, ya se pasara.
Así como quien no quiere la cosa me percato de q solo me rellenan una vez la copa de vino, pero q ya me he bebido una botella de agua yo sola. Y una piensa, bueno no pasa nada, q igual si bebo mucha agua se me diluye el dolor de cabeza, mejor, mejor. Llegamos a la carne, a los postres, a los regalos y cuando entramos al baile mi cabeza a punto de explotar. Hace años q no sufro un dolor como este, desde q estaba en la Universidad, insufrible, de los q lo único q te apetece es meterte en la cama a oscuras y dormir, o la menos intentarlo.
Pues nada, cambio de estrategia: a por alcohol. Me pido un Martini y antes de dar tres sorbos se me cae el vaso al suelo. Ya nada más de alcohol. Una coca-cola, un kas y agua, agua, agua y agua. Hubo quien se pensó q tenía resaca del día anterior. Y yo q no quería ir a pedir un gelocatil a los de recepción, pq mira q había sido pesada ya, ahí me mando, aguantando estoicamente. Así estuve hasta q a las siete de la mañana q me metí en la cama pensando en q al día siguiente estaría superado esto del dolor y deseándolo, pq tenía un cumpleaños familiar y la cosa podía ser pa morirse.
Pues lo fue. El dolor no se iba ni en broma. Ya por la tarde la gente de alrededor se empezó a preocupar y todo. Tenemos dos opciones: o he regresado a mi etapa de jaquecas diarias o va a ser q finalmente he heredado las migrañas de los Rivero. Mientras sigo dándole al agua y me vengo para casa con la esperanza de q meterme en la cama pronto y dormir mucho, mucho, q pa eso descanso. Pues no, q a las tres de la mañana apagué el ordenador y a las siete estaba despierta y sí, el dolor de cabeza también está despierto, aquí sigue conmigo, q no marcha el muy cabrón.
Y yo q con estas cosas me quedo anulada por completo no soy capaz a hacer nada (he tardado diez minutos en mandar un sms) y llevo vageando toda la mañana. De tarde me voy de compras, q pq o me acaba de explotar la cabeza o se cura del todo, fijo fijísimo,no?

1 comentario:

PrInCiPe AzUl DeStEñIdO dijo...

¡¡Ya está!! despues de haber leido tu entrada ya llegué a la conclusion de porque te duele la cabeza: dices que desde que estabas en la universidad no te dolio, y hace dias me dijiste que estabas ahi, corrigiendo los textos de la chica en pruebas o nueva o lo que sea ¿no?

¡Pues es eso! te duele la cabeza porque tu cuerpo repele los examenes, pruebas y variados.

Porque si son migrañas.... yo tambien sufro en silencio y son una mierda vaya. Que al menos a ti sólo es una dolor de cabeza, que a mi hasta se me nubla la vista.

Pero bueno, si al final conseguiste pasarlo (medianamente) bien, es lo que cuenta.