lunes, 1 de septiembre de 2008

Me niego a desayunar con MariTere

No puedo con ella. Me cae mal y por razones muy específicas. Por un lado, q no deje hablar a quien lleve, perdón llevaba, a su programa pq no son de su misma opinión. Creo q lo de la libertad de expresión no le quedó muy claro. Y por otro por convertirse en la madrina periodística de las hijas de... q no saben ni encender un ordenador. Desde q empecé a estudiar periodismo la aborrecí a ella, a su hija (y hay q reconocerle q la niña sí tiene el título, del CEU, pero lo tiene), a Lara Dibildos, a Rocíito y al conde Lequio. Si hoy en día hay tanto famosillo dándoselas de periodista en la tele (por lo visto Antonio David anda pidiendo el carnet de periodista, nadie le ha dicho a este q lo del carnet se acabó cuando murió Franco) es por su culpa. Todos estos Grandes Hermanos metidos a redactores o paponatas q no tienen ni idea de como enlazar dos frases seguidas deben darle las gracias a MariTere, porque fue ella la primera q dio cabida a su hija y a las hijas de sus amigas en la televisión. Ellas eran igual q patos mareados pero cobrando un millón de pesetas (ya de aquella) al día por pasearte por las mañanas por un plató de televisión y hacer/decir dos tonterías. Ahora la gente se mete con Belén Esteban, pero os aseguro q la de San Blas se lo curra mucho más q todas aquellas q pretendían pasar por periodistas.
Y yo q pensé q por fin me había librado con ella después de q la cambiaran por AnaRosa estoy divina con photoshop. Pues no, ahora va el italiano q manda en la casa y no se le ocurre otra cosa q meterla a presentadora de 'La mirada crítica'. Desde hace años es el único programa de informativos q veía casi religiosamente todos los días. Lo reconozco, los telediarios me aburren mogollón, pq los q lo hacen no saben siquiera si quieren ser modernos, serios, independientes o puestos al servicio de algunas siglas y claro, así pasa lo q pasa, q abren los telediarios con la exclusiva de los gemelos de Angelina Jolie y Brad Pitt. Pero Vicente Vallés no era así, era una persona (bueno el y todos los q tenía detrás) q escogía los temas del día y algún otro propio q podría resultar interesante y buscaba, eso q todos anhelamos en esta profesión: otra visión de las cosas. Y lo conseguía casi todos los días.
Pues Vallés se va (q por cierto no sé a donde me lo han mandado al hombre) y me ponen aquí al pollo frito de la MariTere y q mejor forma de tener audiencia garantizada: entrevista con el presidente del gobierno. Pues yo traté de ser buena y no criticar antes de verla, pero es q no pude verla más de tres minutos. NO PUEDO CON ELLA. Casi se me atraganta el café por su culpa. De la entrevista a ZP no pude ver nada (a Dios gracias), pero sí a sus contertulios ofreciendo preguntas a su jefa para q se las trasladara al presi (¿?¿?¿?¿?¿?¿). Y atención a las estrellas mediáticas q se ha buscado: Isabel San Sebastián y Alfredo Urdaci. Vamos, lo mejor de cada casa. Dos fachorras (ella mucho más q el) q igual te hablan en el debate de La Noria sobre la desaparición de Eva Nasarre q en un programa informativo.
Si Josto Maffeo (el único periodista televisivo en este país q iba más allá de los cuatro periódicos españoles y le daba por leerse también los internacionales) sigue haciendo el repaso de los periódicos igual veré el programa de vez en cuando, pero no lo prometo. Si no, mucho me temo q el programa acabará convertido en una tertulia de escalera de vecinos en el q acabe sobresaliendo la q más alta hable, q no es otra q la MariTere mandando callar a sus contertulios. Por favor, señores de Telecinco, recapaciten y devuélvannos a Vicente Vallés. Sin el las galletas del café no me saben igual. De momento, yo mañana desayuno con Susana Grisso y mira q tampoco me gusta la mujer.