domingo, 28 de diciembre de 2008

El shopping es peligroso para la salud

La gente no se cree que el ir de compras sea realizar ejercicio. Pues sí, sí lo es. Andas mucho, más que cuando te propones realmente ir a andar. Haces pesas, porque entre las bolsas, el abrigo y el shopping bag te sale más músculo que si te tiraras una hora levantando pesas. Además como te pases con la tarjeta de crédito te auto-obligas a hacer dieta porque no tienes para irte de cenas y de comilonas. Eso ya era sabido, pero lo que acabo de descubrir es que también provoca agujetas y dolores musculares.
Os cuento. Desde hace días tengo pendientes ir a comprar los regalos de Reyes, sobre todo los de los dos hombres de la casa que como tienen de todo y no necesitan nada y nos tienen prohibido comprarles ropa, porque "eso no es un regalo", según dicen; así que imaginaros lo difícil que es cada vez que hay tengo que comprarles algo. Así que esta tarde, y con pesar, me subí al coche en dirección a un abarrotado centro comercial. Diez minutos dando vuelta por el párking para acabar dejando el coche mal colocado, como el 20% de los que había allí. Luego, en poco más de una hora y media compré todos los regalos que tenía pendiente y que no tenía idea de qué coger.
Cuando iba hacia mi coche, y acojonada porque no encontraba las llaves en el bolso, iba cargada de bolsas como una burra y haciendo equilibrios para no romper o perder el papel de regalo que sobresalía de las bolsas. ¿Alguien sabe a qué viene esa manía que tienen ahora en las tiendas de no envolver los regalos y darte el papel para que lo hagas tu en casa? Ya lo máximo fue en una hoy, especializada en objetos chorra (muy buena para hacer regalos a la gente joven), que sin ningún remordimiento me dijeron que es que no envolvían ni daban papel. Con un par. Me parece que es lo mínimo que pueden hacer por ti cuando te acabas de casi pelear con un grupo de adolescentes que buscaban cosas para celebrar una Nochevieja que más bien parecía una despedida de soltera.
Volvemos a que iba hacia el coche, bueno ya he llegado. Meto todas las bolsas en el maletero y noto que se me ha quedado la mitad del dedo índice de la mano derecha dormido. Pensé que sería por el peso de las bolsas, que me estaban cortando bastante la sangre. Bueno, pues ahora, casi tres horas más tarde lo sigo teniendo dormido. Me estoy empezando acojonar, pero esto no es un síntoma de que te va a dar un infarto, ni un ataque al corazón ni nada de esto, ¿no? Pues si eso fuera poco ahora me está tirando a matar el gemelo izquierdo y se me ha puesto una contractura en la espalda.
¿Veis como es cierto que el shopping es perjudical para la salud? Pero bueno el deporte puro y duro lo es aún más, no me cabe duda.

1 comentario:

Fernando del Busto dijo...

Si sigues ahí, era sólo hipocondría. Feliz Navidad.