sábado, 14 de febrero de 2009

Somos de lo peor que hay

Los periodistas debemos ser los profesionales que más nos quejamos. Sí, lo reconozco somos unos tiquismiquis porque cobramos dos duros y curramos la intemerata de horas, así que se nos llena la boca quejándonos, diciendo que lo mal que lo hacen nuestras empresas, porque claro somos todos tan listos que sabríamos hacerlo todo mejor, y a cada cabreo que nos pillamos decimos que nos entran ganas de dejarlo todo y montar una floristería (existen varias versiones de negocio: floristería, bar, librería, tienda de móviles,...). Sin embargo, luego, cuando toca mover el culo no nos separamos de la mesa del ordenador. Y así pasa lo que pasa, que cuando se convoca una manifestación para denunciar las malas condiciones laborales que tenemos no levantamos el culo del sofá. Si las manifestaciones se hicieran a través del facebook estoy segurísima de que hubiera batido récords de asistencia,de 10.000 no bajaba. Vamos, que íbamos colapsar la red.
Estoy un tanto flipada (se me nota el soniquete, verdad?), porque acabo de ver en la TPA (uno de los pocos medios que informa de nuestras manifestaciones), que a la manifestación convocada para hoy en Madrid han asistido 300 periodistas (y para mi que contaban aquellos que iban a informar, no a manifestarse, unos 20, según calculé). Si tenemos en cuenta que en mi facultad, en cada curso (son cinco años) hay mil alumnos, se puede saber ¿quién coño ha ido a la manifestación? Si es que no me cuadra, con que hubieran ido un par de clases de la facultad de Ciencias de la Información de la Complu ya habría habido más gente.
Es más, se calcula, según la TPA, que en los últimos meses en Asturias se han ido a la calle un centenar de periodistas. Eso es aquí, si extrapolamos ese dato a Madrid deben ser unos 2.000. ¿Dónde estaban? No será que es que estaban currando, porque en el Inem no se ficha los sábados, que yo sepa. Y ya ni que decir tiene de las decenas de miles de estudiantes de periodismo que dentro de uno, dos o tres años, aspiran a trabajar de esto, ¿qué se creen, que para entonces se habrá acabado la crisis y los contratos decentes se repartirán como si fueran caramelos en la cabalgata de Reyes?

3 comentarios:

MqR dijo...

La verdad que la cosa esta muy malament. Yo soy de la generacion de excedente en la abogacia y bueno no esta todo tan negro. No ejerci pero encontre salida. Animo q hay que ser mas optimista

bsss

G. dijo...

Te entiendo perfectamente, a la genta se le va la fuerza por la boca y a la hora de unirse todo el mundo se qeda en casita, calentito, en Canarias los profes llevamos casi 3 años con huelgas y cada vez vamos menos, al final no han servido para nada.

bstos

Velda Rae dijo...

Esta profesión nuestra es una de las menos solidarias que hay y nunca organizada. Tanto corporativismo para nada que redunde en beneficio de la calidad del empleo. Y con tanto intrusismo y tanta gente cobrando en vanidad... Y de los sindicatos ya ni hablo, porque se me saltan las lágrimas.