martes, 25 de agosto de 2009

Luján vuelve a hacer de celestina


Granjero busca esposa es uno de los mejores programas de la televisión, atendiendo a eso de que una de las funciones de la caja tonta es la de entretener. No sé si los resultados amatorios son tan buenos como se espera, al menos de la edición pasada ha salido una boda, pero yo me río como una loca cada vez que emiten cinco minutos del programa. La primera edición no la seguí, no sabía como se llamaba ninguno de los granjeros ni de las pretendientas, porque veía el programa cuando lo encontraba por casualidad. Aún así, siempre me escojonaba viendo a 'chicas de ciudad' llegadas al campo para buscar a su amor. Ellas luciendo escote (dónde habrá quedado aquello de la insinuación) y tacones de aguja y ellos afirmando que "tengo mucho dinero" mientras ordeñan vacas. Es lo menos romántico que he visto en mi vida, pero me hacía reir como nunca. Lo más gracioso es que algunas del año pasado iban allí pensando que iban a fichar a un Cristiano Ronaldo de las vacas, pero no se daban cuenta de que para un hombre de campo eso del amor va unido al trabajo y no quieren sólo una mujer, sino a una currita junto a ellos que, además, saben perfectamente que en el campo no hay horarios de trabajo, ni fines de semana, ni mucho menos vacaciones. En conclusión: ¿de qué les sirven a ellas todo ese dinero que tienen sus futuros maridos? pues para comprar más vacas que ordeñar, más gallinas a la que alimentar y campos que sembrar. El programa del año pasado fue bueno, pero la promo de este año aún mejor:

2 comentarios:

AnnieChristian dijo...

Lo mejor de lo mejor de esto fue, sin duda, Confianza Ciega. ¡Lo que me pude reir con ese programa! y lo más flipante fue cuando al final me enteré de que todo aquello que había visto durante varias semanas ocurrió, realmente, ¡¡en sólo 11 días!! Genial.

Dry Martini dijo...

No me acordaba de ese, tuvo bien también, pero mucho putiferio,no?