jueves, 6 de agosto de 2009

Una de estudios chorras

En uno de los informativos de ayer sacaron uno de esos estudios tan graciosos. Resulta que los hombres gastan 52 minutos al día en ver a mujeres (siempre ajenas a la suya, claro está) mientras que las mujeres somos mucho más cortadas y sólo admiramos a los del sexo opuesto algo más de 20 minutos. Que en un informativo nacional salga algo así es previsible, dada la escasez de noticias que hay últimamente (lo de La Sexta de ayer no parecía un informativo, sino un cúmulo de chismes varios), pero lo que tiene coña es quién financia un estudio como este. Pues la información se complementaba echando una serie de cuentas, tales como que los tíos pierden un año de su vida mirando a otras féminas, pero nosotras algo menos de la mitad, aunque teniendo en cuenta que vivimos más me imagino que vendríamos a perder unos seis meses de nuestra existencia. Como os digo el verano es época de escasez de noticias así que la información se complementaba con una encuesta a gente de la calle, preguntando si perdían tanto tiempo mirando a los del sexo opuesto y cuales eran las partes del cuerpo en las que primero se fijaban. Y esto da pie a descubrir lo mentirosos que somos. Los tíos primero. Algunos, la mayoría, decían que no, que ellos se tiraban más de una hora al día mirando a las mujeres. Pero lo mejor es lo nuestro. ¿No se ponen a decir casi todas que lo primero en lo que se fijan de un tío son sus ojos? ¿Cómo podemos ser tan falsas? O eso o es que las hay que andan por la calle mirando pa' arriba porque, de media, ellos son más altos que nosotras, por lo tanto tienes que tener los ojos hacia arriba. Además, ¿qué me dicen que si ven a un tío que pesa casi 200 kilos, lleva una camiseta de Iron Maiden, unos vaqueros sucios y se está quedando calvo se fijan en que tiene unos ojos tan azules como el océano? Mentira, lo primero que hacemos es mirar el cuerpo, un vistazo general y en función de como lo tenga subimos hacia la cara. Eso sí, alguna se tira una hora mirando maromos por la calle, porque yo eso de perder 20 minutos al día mirando a tíos como que no.