miércoles, 3 de febrero de 2010

Los políticos y el Facebook

Acabo de pasar auténtico miedo. Desde hace algo más de un año, si las cuentas no me fallan, ando metida en el Facebook. En opinión de algunos le dedico demasiado tiempo al día, pero es lo que tiene trabajar en casa y el aburrimiento, que te metes por estos mundos de internet y se te va el tiempo. Si a esto añadimos que soy cotilla por naturaleza os habréis imaginado que he descubierto relaciones y rupturas sin hablar con la gente en cuestión y ya ni os cuento la cantidad de fotos de boda que me he papado sin, incluso, conocer a nadie. No entiendo la manía de la gente de casarse y en cuanto vuelve de la luna de miel poner todas las fotos en el feisbu.

No entiendo esa manía, ni la de poner la barriga de embarazada según van pasando los nueve meses para que todo el mundo vea como te crece la tripa y te salen estrías. Ni tampoco porque la gente sube fotos de sus niños pequeños. Ya sé que igual me paso un poco de lunática, pero no me mola lo más mínimo colgar las fotos de críos a la red, donde pueden ser vistas y usadas para muchas cosas y las que se me ocurren no son precisamente buenas.

Os diré, por si no estáis muy dados en esto de Facebook, que la web da varias opciones, en función de si quieres que otra gente pueda encontrarte, pueda ver tus fotos, tu información y demás. Yo soy de las que tiene puesto que sus fotos sólo sean vistas por mis amigos. Lo hice un día que fui consciente de las muchas fotos que había cotilleado en una tarde. Pero cuando alguien no hace esto pasa lo que me ha pasado esta tarde, que he visto a una concejala en bikini, cuando no tenía intención ninguna. Y ahora no puedo borrarme la imagen de la cabeza.

Si es que los políticos son un tema aparte en el Facebook. Yo entiendo que quieran utilizar las redes sociales como estrategia de márketing, colgando lo que hacen, lo que dejan de hacer y demás, no? Evidentemente son personas igual que los demás, no tienen porque hablar de política en el Facebook y ser como tu y como yo y usarlo para hablar con sus amigos y poner las fotos de las vacaciones. Eso me parece estupendo, pero con lo que no puedo es con los que mezclan una cosa y otra y así ocurre, que tienen fotos de sus vacaciones en Benidorm y otra en la que salen dándole la mano a Zapatero juntitas. Y luego, para rematar, tienen a los periodistas como amigos de Facebook. ¿Para qué vais a rechazarlos o no invitarlos?

¿Cómo pueden, dos días más tarde, dar una rueda de prensa sobre lo que sea, es que ni me planteo un tema serio, sabiendo que el tío que tienen enfrente estuvo ayer viendo tus fotos en bikini? Vamos, a mi me da coraje sólo de pensar en lo mal que lo pasaría yo siendo plumilla, así que no me quiero ni imaginar lo que harán ellos desde el atril. Ayyyyyyyyyyyyys.