martes, 30 de marzo de 2010

Segundas partes nunca fueron buenas

Hay refranes que son ciertos lo apliques a lo que lo apliques. El cine y la literatura son buena muestra de ello. No leí los libros de 'Crepúsculo', dije que iba a hacerlo pero me da que, que voy a desistir de ellos. Me gustó mucho la primera parte, no es que la historia fuera muy allá, pero bueno, está bien. Pero la segunda...Lo de esa película no tiene nombre. Es un coñazo auténtico y verdadero. Todas a las que le gusta el lobezno se me echaron encima diciendo que es mentira, pero no, hacerme caso a mi. No vale para nada, la historia de los vampiros es no secundaria, sino terciaria y parece que lo único que interesa es sacar en pantalla a la niña-parada esa y al musculitos del lobito. Vamos, un peñazo. Por mi no vería la tercera, pero acabaré abdicando, mayormente por la compañía.

Pues el mismo pensamiento se me pasó hace un rato por la mente, mientras estaba haciendo aeróbic con la Wii Fit. Esta tarde he acabado 'Perdona pero quieres casarte conmigo' (yo sigo convencida de que el título está mal puntuado, pero bueno) y la verdad es que entra sola, es un tocho, pero con letras grandes, lo que facilita mucho la lectura y casi ni te enteras de que has leído 700 páginas. Pero cuando lo acabé me quedé pensando '¿ya está?, y ahora qué. Eso ya lo sabía yo antes de empezar a leerlo'.

Me ocurrió lo mismo con 'A tres metros sobre el cielo' y 'Tengo ganas de ti'. El primer libro te deja una cosa genial en el cuerpo, pero el segundo apenas tiene un par de golpes buenos y te da la sensación de que ha estropeado la historia. Para hacer eso te vale más no escribir la segunda parte, digo yo, ¿no?.

Luego me di cuenta de que no todos los libros cumplen con el refrán. Hay, al menos, uno que sirve para romper la regla. Es la señora Anne Rice, una de las que sí sabe escribir historias de vampiros, no calentones adolescentes con colmillos afilados. 'Entrevista con un vampiro' no va muy allá, aunque si tienes 14 años y te imaginas a Brad Pitt, Tom Cruise y Antonio Banderas la cosa mejora mucho, y eso que era mala, malísima, la película. Pero 'Lestat', la segunda parte de la trilogía es una auténtica pasada, tengas 14, 24 ó 34 años.

Acabo de descubrir qué voy a leer a partir de ahora. Voy a buscar el libro de relatos sobre vampiros. Os dejo, que me voy con los de los colmillos.

1 comentario:

PrInCiPe AzUl DeStEñIdO dijo...

Vampiros, vampiros, vampiros,...¡todo está lleno de vampiros!
¿Y las brujas qué? ¡eh!, ¿ellas no tienen derecho, o qué? Porque desde Embrujadas no he visto ninguna serie ni película con brujas que merezcan la pena.
¡Que injusta es la vida!
Pero bueno, no me meto mucho con los vampiros, que sigo la serie True Blood, o Sangre Fresca, como prefieras.