lunes, 23 de junio de 2008

Os presento a mi Dios, más conocido como Pérez Reverte

Quien me conoce ya lo sabe: es mi Dios. Nadie sabe decir las cosas q la gente piensa del modo que él lo hace. Pocos saben hacerlo y pocos tienen las narices de hacerlo, por lo q en el se concentra una rareza total. Es lo q tiene estar de vuelta de todo en esta vida y tener las espaldas lo suficiente anchas como para poder cargar con ello. Algunos intentamos aprender a hacerlo, aunque claro, con mis limitaciones. No voy a compararme siquiera con la punta del dedo gordo de Arturo Pérez Reverte.
Lo más gracioso es q lo conocí gracias a una película de Jonhy Deep: 'La novena puerta'. Reconozco q hasta entonces, y mira q para esas fechas ya estaba crecidita, era una ignorante total sobre el. Y creo q soy una de las pocas personas en este país q se metió en la facultad de Ciencias de la Información sin haber leído 'Territorio Comanche', algo de lo q, por otra parte, me enorgullezco.
Pero desde entonces me ha redimido. Él adora los barcos, yo me mareo con solo subirme a una lancha q esté atracada en la ría, así q no pretendo leerme 'La carta esférica', aunque se la regalé a mi padre q le gusta el tema. Creo q es la única obra suya con la q no lo intenté, pero el resto las he leído y releído y cada vez q abro uno de sus libros es como empezar un viaje. Sí, no es lo mismo viajar q desplazarse leyendo, pero la sensación es similar, como cuando empieza una película en el cine. Él es mi aventura particular y ha hecho q quisiera convertirme en espadachín, ser la reina del narcotráfico o prostituta a la que un camionero salva su honor. Y ni q decir tiene q trasladarme a vivir en mi cama en este mundo paralelo ayuda mucho a olvidarse de las locuras del día a día.
Y teniendo en cuenta q últimamente saca un libro por año y a mi me duran dos noches, imaginaros los mucho q me aburro las otras 363 noches del año. Así q desde q escribe una columna semanal en el dominical de Vocento tengo un momento de felicidad a la semana. He llegado a decir, y lo mantengo, q el artículo del semanal de Reverte es lo mejor de todo el periódico del domingo. Y para muestra un botón: ttp://www.capitanalatriste.com/escritor.html?s=patentecorso. Es su última columna, q la cuelgan rigurosamente los lunes en su página web.
Son de esas cosas q a una la desquician y muchos no son capaces de entender. Yo creo q nunca me acostumbraré a ellas ni dejaré de indignarme, y eso q las conozco de cerca. Q a estas alturas de la película ya se sabe q para cambiar una maceta en la plaza del pueblo de sitio tiene q ir a la comisión de medio ambiente, luego al pleno y esperar a q se publique en el BOPA. Es lo q tiene la democracia, q los q andan cogiendo de donde no deben no son descubiertos hasta cinco años más tarde y q para una partida de risa hay q acudir a un segundo crédito extraordinario en el q la mitad de los políticos den el visto bueno. Espero q al niño en cuestión al menos le paguen los intereses correspondientes a la subida del IPC, pq a este paso no le dará ni para comprar una bici.

2 comentarios:

Fernando del Busto dijo...

Insisto en mi enfado, sigues sin citar La soledad de los fantasmas, con la que tendrías para una noche.

Dry Martini dijo...

Tuve para media tarde, q no es igual. Jejeje
A ver si me acuerdo de modificar el perfil, no te quejes tanto q no invitas ni a un café por la propaganda.