jueves, 3 de julio de 2008

Marinera de tierra

Adoro el mar, me encanta todo lo q esté relacionado con el y lo añoro cuando estoy cuatro días seguidos fuera de Asturias, pero ayer comprendí q mi relación con el no va a ir más lejos de mojar los pies a la orilla. Y es q, ya puedo decirlo oficialmente, me mareo como un tonto en los barcos. Y a ver como hago ahora q me quería ir a un crucero por Rusia. Bufff, q mal lo pasé ayer, ni os podeis hacer una idea.
Resulta q una de estas ideas maravillosas q tienen algunas personas, y q apoyan completamente los jefecillos de turno, para q los periodistas supieran de verdad lo q es una travesía en barco de diez días deciden mandarnos de excursión por el Cantábrico para q sepamos en carne propia de q va el tema. Pues el tema va mal, muy mal. Pq las olas, sí de esas de 3metros de las q hablan en el tiempo de la tele, hacen q los barcos se vayan de un lado a otro. Y lo peor: tú con el estómago en los pies y la tripulación como si nada, vamos q para ellos era un paseo.
Claro, q pasa al final? q una echa la primera papilla por la borda (sí, tuve ese detalle de no mancharles la cubierta). Y la gente 'el problema es q no tienes comida en el estómago'. Y yo, con mi cara tonta diciendo q tengo un café y cuatro galletas, q es q no tengo costumbre de tomarme un marmitako para desayunar. Pues después de echar el desayuno q me dicen q coma y yo q veo la comida y me revuelvo más. A las dos horas, con el estómago ligeramente asentado, una se arriesga a comer una manzana, pq como q las croquetas y las empanadillas no entraban. Bueno, pues a la media hora la manzana se va con el café y las galletas, por la borda.
Y, como si el malestar general y el estar encerrada en un barco durante cinco horas no fuera suficiente, una tiene q aguantar las gracias de los lobos marinos. 'Mira, q viene una ola' o 'Q, te enrolas con nosotros mañana?'. Y una, q es muy educadita no dice nada, aunque por lo bajini los mandes a freir espárragos un par de veces.
Eso sí, para mi consuelo no soy la única q echó la papilla. Los mareos y los vómitos no respetan ni cargos ni status social. jejeje

3 comentarios:

PrInCiPe AzUl DeStEñIdO dijo...

Pa´ encima que tienes el detalle de echarlo to´ por la borda y no manchar nada, van ellos y se meten contigo.

Pa´ la próxima vez, el tacón de aguja algo más que para ser alta ¡eh!
jejeje

Fernando del Busto dijo...

Da nombres,da nombres de las vomitonas...

Dry Martini dijo...

Me has defradudado Fernando. Ha sido el cotilleo de los dos últimos días en el ayuntamiento y no es por nada pero aunque sean de prácticas, deberías leer a tus compis del periódico, q lo escribió.