lunes, 24 de noviembre de 2008

Rayos, truenos y centellas

En menos de veinte minutos, y tras apenas dos escuetas llamadas de teléfono, una puede pasar de la mayor normalidad del mundo, acurrucada en el sofá predispuesta a ver 'Medium' enroscada en una manta, a uno de los mayores cabreos de los últimos meses, a estar harta de todo y todos y a replantearse el funcionamiento del cosmos al completo, a tratar de descifrar pq hay ciertas personas q están en ciertos puestos, pq las cosas van como van y pq no habré hecho un curso de peluquería y esteticién en CCC. A nadie se le habrá ocurrido q la crisis viene de la cantidad de inútiles q hay colocados en las altas instancias? pq yo cada día lo tengo más claro.

3 comentarios:

Xian dijo...

Es lo de siempre. Muy pocos (algunos sí) se salvan de la ecuacion "a mayor grado de responsabilidad, mayor incompetencia", pero como cobran siempre al final de mes bastante más que tú y que yo, pues se la suda. Lo peor es que juegan con el trabajo de uno en vez de dedicarse a hacer bien el suyo. Les encanta complicarse la vida y complicarla a los demás. Pero tú tranqui, no merece la pena pasar un mal rato por eso...

PrInCiPe AzUl DeStEñIdO dijo...

tu tranquila, respira hondo y a pasar de todo y de todos.
¡Desvinculate! , que les den.

Pingüinista dijo...

Bueno relájate que esos pobres desgraciados se van a enterar cuando seamos presidentas del mundo.