domingo, 7 de diciembre de 2008

Quiero un vampiro en mi vida


Desde mi más tierna adolescencia me enganché a los vampiros. Eso sin contar 'El pequeño vampiro', uno de los tesoros literarios de mi infancia q guardo en alguna estantería aunque no recuerdo cual. Cuando el boom de la película de 'Entrevista con el vampiro' me enganché a los libros de Anne Rice, q devoraba comos si fueran palomitas. Ese verano me iba con esos tochos a la playa y a la piscina todos los días, no es de extrañar q acabara mal de la espalda. Lo más gracioso es q yo no vi la película hasta q, un par de años más tarde la echaron en Canal Plus. Como era de esperar, me pareció uno de los mayores bodrios de la historia. Años más tarde me regalaron (uno de los libros regalados q más ilusión me ha hecho en mi vida) 'Drácula', de Bram Stoker y claro, ahí si q ya me enamoré de los vampiros. Con la película me pasa lo mismo, no puedo con ella.
Y ahora, 15 años después de q Brad Pitt se convirtiera en el chupador de sangre más encantador de todos los tiempos, las criaturas de la noche vuelven a ponerse de moda. Es increíble lo q hace la imaginación y como cada uno puede cambiar las características, formas de matarlos o modo en el q viven tal y como les venga en gana. Desde hace unas semanas me enganché a 'Moonligth' (FOX), un vampiro reconvertido a investigador privado y q anda con gafas de sol, pero q puede salir a la calle de día. A pesar del engonimamiento y del piso superfashion en el q vive en Los Ángeles es el típico vampiro: todo de oscuro, con una mata de pelo super negro, con los cuellos siempre levantados y un anillo de calavera en el dedo anular (uno de los detalles q más me gusta).
Y claro, ante esta situación pues cuando estrenan 'Crepúsculo', película basada en una colección de libros q está siendo como Harry Potter, pero en versión vampiresca, y una no puede evitar ir al cine a la primera oportunidad q tiene.
Aún no me he leído los libros, y les tengo ganas, pero la película me gusta, si obviamos el hecho de q es un tanto para adolescentes. Viene a ser como una mezcla entre los libros de Federico Moccia y los de Anne Rice. Pero claro, como no, lo mejor es el vampiro bueno, el niño este q sale en el poster de la peli: Robert Pattinson. Q una sale del cine, incluso antes de salir, con el único pensamiento de donde puede encontrar a un vampiro, pq yo quiero uno en mi vida. Y como dirían en la tele: lo quiero ya!! Lo peor fue llegar a casa, buscar en el Google al hombrecillo, pq claro yo pensaba q era un hombrecillo, mayor q yo, q superaba la treintena y descubrir q no, q le saco unos ocho años a este niño, pq es un niño. Q mal descubrir q consideras tan sumamente atractivo a alguien más pequeño q tu (q tu, q tu hermano y q tus primas pequeñas, vamos). Q me ha entrado un complejo de vieja verde q no lo sabéis bien. Bufff, ya tengo una buena razón pa q me entre la crisis cumpleañera.

7 comentarios:

Fernando del Busto dijo...

vieja verde, no está mal eso... ¿Para qué quieres un vampiro si tienes hacienda y a carretero?

Dry Martini dijo...

Acabas de joerme el desayuno con esa comparativa. Gracias majete!
Eso sí, los de hacienda son bastante chupasangre

Dry Martini dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Tere dijo...

Felicidades!!!!!!

Bea dijo...

yo creo que el primer vampiro del que me enamoré fue Ángel de Buffy, y a partir de ahí me dio un algo y ahora me encantan
la película aún no la he visto pero me leí los 4 libros y no son muy para adolescentes, el último es espéctacular, si puedes leelo
un besote

AnnieChristian dijo...

Míralo de otra forma: tu joven vampiro tiene las energías y las ganas intactas, o casi.

A mi Moonlight sigue sin engancharme, pero ya habrá tiempo, que repetirán los capítulos hasta la eternidad.

Rosa dijo...

"Drácula" es estupenda, y mucho mejor cuando se relee de mayor y se puede apreciar su estructura. Además, sus vampiros son mucho menos tópicos de lo que imaginamos: también pueden salir de día, como el de la serie que comentas. "Crepúsculo" es una saga literaria ñoña como la que más, pero creo que la idea es buena y estoy deseando ver la peli. Y es que a mí también me pueden los vampiros.