lunes, 19 de enero de 2009

Fiesta nacional para Obama

Igual es que yo soy muy rara, pero no entiendo a que viene montar una fiesta de tal calibre para festejar la investidura de un presidente de los Estados Unidos. Vale que es la primera persona de color que accede al cargo, vale que el hecho en sí de echar a Bush es como para hacer una fiesta, pero no veo el motivo. Lo veo tan ridículo como que cuando se casa el príncipe de Marruecos la fiesta dure siete días. Doy por hecho que los cantantes, que tanto hablaron de lo maravilloso que sería que Obama fuera presidente, no cobrarán por actuar en esta fiesta que creo que dura unos cuatro días, pero aún así, tiene que costar una pasta montar todo ese espectáculo. Y digo yo: ¿eso quién lo paga? el gobierno? el nuevo presidente? Aún así, y de verdad que con la que está cayendo, no me parece ni medio normal. Son estas cosas que tienen los americanos.
Aquí os dejo a la familia de Obama disfrutando del multitudinario concierto.