lunes, 23 de febrero de 2009

El sillón-librería


Es más feo que los cuadros religiosos con lucecitas que venden los chinos, pero es más práctico que nada, o no? Hace meses lo vi en una revista y hace unos días me lo encontré pululando por internet. Ahí me entra a mi la mitad de una de las estanterías de la habitación, lo que supondría que podría comprarme otro medio centenar de libros. Jejeje. ¡Qué peligro tiene conmigo!