miércoles, 15 de julio de 2009

Vacaciones a todos los niveles

Aunque no lo parezca estoy de vacaciones desde hace seis días y aún no he tenido tiempo de pasarme por el blog. Lo cierto es que lo tengo un tanto desatendido en los últimos meses, pero es que o no se me ocurre de qué escribir (raro en mi) o no tengo tiempo para hacerlo como quisiera. Así que por una u otra cosa acabo dejándolo pasar. Así que aprovecho el día de hoy, en el que he prometido tocarme las narices y no hacer nada productivo, para ponerme al día de varias cosas relacionadas con internet. Pensé que iba a apagar el ordenador en menos de media hora, pero ya llevo dos horas aquí y parece que la cosa va para rato, cuando me pongo a escribir mails pendientes no paro.
Y pensar que cuando me plantee pasarme quince días de vacaciones en casa, sin hacer nada y sin ir a ningún sitio, me entraron los mil males y un agobio de narices. Pero entre llevar el coche al taller (el domingo pinché en la Autopista y me hizo una ilusión tremenda tener que cambiar dos ruedas), hacer recados, las declaraciones trimestrales de Hacienda y evitar que el polvo invada la casa se me pasan los días volado. Y encima, cada vez que intento ponerme morenita va el sol y se marcha, así que hoy he decidido tocarme las narices, de la manera, y casi ni moverme del sofá, con el mando a distancia, una coca light y uno de los libros que me compré el otro día en la Semana Negra. Eso es vida, pero lo cambiaría por un Dry Martini en una butaca bajo el sol.

1 comentario:

Aida dijo...

¡Qué envidia me das! A mí me encantaría poder cogerme unos cuantos días para estar sin hacer nada, aunque sea en casa...
Aprovecha!