miércoles, 22 de julio de 2009

Ya llegó mi Caramelo y cositas de Andrés Sardá

Ayer cuando llegué de noche a casa me encontré con un aviso de Correos de que habían venido a traerme un paquete y no estaba. No falla, el día que me traen algo nunca hay nadie en casa, sin embargo el resto de los días estamos todos. Salvo que alguien se dedicara a hacer regalos anónimos, que no es el caso, era mi reloj Caramelo. Así que esta mañana me dirigí a la oficina a por el que venía en una peazo caja impresionante llena de bolsas hinchadas para evitar los golpes, luego otra caja más de Caramelo y, finalmente, mi reloj:
No es tan grande como me había temido, aunque sí un tanto tocho la esfera, en comparación con mi mini muñeca, pero me encanta. Además, al rato de llegar a casa con el reloj (que me quedo yo, nada de regalarlo a alguna amiga como sugirio Sergio) la cartera casi me funde el micro del portal porque me traía otro paquete: varias cosas que había encargado de Andrés Sardá y que estan tiradas de precio, como el reloj. Esto de las ventas por internet son un peligro para mi tarjeta de crédito.

2 comentarios:

PrInCiPe AzUl DeStEñIdO dijo...

La cuestión no es que sea tan grande como tú creías, la cuestión es que es como salía en la foto.
Sí que es peligroso comprar por internet sí, te lo digo por experiencia.

Xian dijo...

Disfrútalo!!