viernes, 23 de julio de 2010

Acosadores y acosados al volante

En el informativo de anoche y el de esta mañana escuche una noticia que me resultó de lo más curiosa: la fiscalía va a denunciar a los acosadores de las carreteras. Lo que viene a ser que cuando alguien se dedique a darte las largas o arrimarse de más a tu coche por detrás vas a poder poner una denuncia, llevarlo a juicio y que se le caiga el pelo. Me parece bien. Tan bien me parece que pensé que eso podía hacerse ya, al ser considerado conducción temeraria o algo así, pero parece ser que no.

La noticia la había dado en rueda de prensa el fiscal de Seguridad Vial que insistía mucho en que estas prácticas, así como las persecuciones por carretera, se estaban dando con mucha frecuencia y que suponían un peligro. Tiene toda la razón el hombre. Es más me ratifico en que cada vez estamos peor de la cabeza, porque ¿tu para qué quieres perseguir por la carretera a alguien? Lógica no le encuentro, pero bueno.

Pero tras escuchar al fiscal me empecé a acordar de un conductor con el que me cruce ayer. Resulta que el hombre ya había cumplido los 70, o eso parecía, e iba conduciendo un coche y con su mujer sentada al lado, circulaba por ciudad haciendo cosas que no están tipificadas como delito, pero que también pueden causar accidentes a quien anda cerca. El hombre, para empezar, no se daba cuenta de que los semáforos cambiaban de rojo a verde, así que se lo tuve que advertir con el claxon un par de veces, cosa que no me gusta nada, pero bueno es que el hombre estaba despistado.

Acto seguido nos ponemos en marcha y en un tramo considerable se olvidó por completo de la existencia de los intermitentes. Vale que eso lo hace casi todo el mundo, pero no por eso deja de ser irritante y causa de posibles accidentes. El hombre iba a su bola y a 10 kilómetros por hora. Me sentía como en la película 'Paseando a Miss Daisy' y no sé por qué, porque su conductor pisaba más el acelerador.

En estas llegamos a una glorieta y veo que no pone intermitentes, pero como de eso no me fío miro para las ruedas del coche (truco de autoescuela: en un glorieta es más práctico mirar para las ruedas de los vehículos para saber qué va a hacer que fijarse en si pone los intermitentes) e indicaban que iba a dar la vuelta completa, no salir en la misma salida que yo. Así que ahí fui yo, pongo mi intermitente y viro a la derecha pensando en que ya me había deshecho del pobre hombre cuando de repente da un volantazo y se me coloca otra vez delante. Pie al freno y a dejarlo pasar, faltaría más.

Seguimos por otra recta, a la misma velocidad vertiginosa de 10 kilómetros por hora y como había dos carriles pongo otra vez intermitente a la derecha para salir en esa dirección. Y ahí le da al hombre por colocarse sobre la línea que separa los dos carriles. Así durante unos segundos, hasta que se dio cuenta y volvió a meterse al de la izquierda y yo (que seguía con el intermitente puesto) me fui a la derecha, lo pasé y me fijé en quien era. Lo dicho,:un hombre de unos 70 años, acompañado de la que imagino fuera su mujer y que por la cara de tranquilidad que llevaba no se había dado ni cuenta de que casi provoca dos accidentes.

No digo que haya que denunciarlo, meterle una multa del copón o mandarlo a la cárcel, pero ¿nadie puede controlar que a quien se le renueva el carné está en condiciones de seguir conduciendo? Este hombre ayer dio conmigo, que me lo tomé con calma, pero coincide otro que no tenga paciencia y acaban chocando. Lo bueno es que a 10 kilómetros por hora mucho daño no se harían.

3 comentarios:

Lileth dijo...

Pues sí, me sé de una o dos personas de mi familia que no deberían llevar coche pero como les renuevan el carné...

Quizá sería conveniente poner una edad máxima para conducir, igual que hay una mínima. Igual que hay chicos y chicas con diecisiete que puedan ser responsables de llevar un coche, poner por ejemplo la edad de 70 o 75 años como límite, asumiendo que habrá quien pueda y quien no...

PrInCiPe AzUl DeStEñIdO dijo...

Esa noticia la lei ayer y no sé, si un coche se acerca mucho por detrás y lo denuncias... ¿cómo lo demuestras? Porque él/ella puede decir que no, que es mentira y adios muy buenas, ¿no?
No sé, no lo veo. Es mejor hacer como yo, que si alguien se acerca más de la cuenta pisas el freno y que se aleje un poco, ¿que no se aleja y es más, te pega? pues un poco de cuento, collarín y a sacarle unos eurillos jijijiji que conste que esto último nunca lo hice ¡eh! pero sí que se me pasó más de una vez por la cabeza.

Yo es que entre la gente que no pone los intermitentes, los chavales que presumen de coche y ponen un tubo de escape ruidoso o van con la música a todo volumen y la gente mayor que cree que ancha es Castilla, no puedo con ellos. ¡Ay! si yo fuese Guardia Civil.....


Por cierto, lo del collar eso de mi entrada que dices, fue algo que barejé, pero es que las bollitas esas no tienen restos de pegamento ni agujero para estar unidas entre si o a otra cosa, asi que deseche esa posibilidad.

losaway dijo...

No conociamos tu blog pero nos ha gustado.
Así que ya tienes una seguidora más. Espero que te pases por el nuestro y si te gusta también nos sigas :)
Besitos.

http://losaway.blogspot.com/