martes, 23 de febrero de 2010

La centrifugadora está funcionando a toda máquina

Lo pone el encabezado del blog, en la cabeza tengo algo, a lo que no sé si se puede llamar cerebro, pero que trabaja como si fuera una lavadora centrifugando. Cuando me encuentro cabreada tiene la peculiaridad de que trabaja aún más llega a conclusiones y lugares que, en otras cirscuntancias, tardaría una semana en hacerlo. Y teniendo en cuenta la semanita que llevo pues se puso en modo ultra-rápido y ahora me duele tanto que creo que es sólo por pensar.

En menos de quince minutos he pasado de una a otras opciones, sopesado pros y contras e, incluso, buscado información en la red. La verdad es que cuando me pongo soy de lo más eficaz que hay en este mundo. Otra cosa es lo de saber si lo que pienso realmente tiene sentido o es una simple cagada.

Normalmente lo de tomar decisiones en caliente me funciona, pero como soy una agorera me temo que alguna vez tiene que fallarme y me temo que sea ahora. ¿Por qué? porque es cuando más apuesto. Es como sentarse a una mesa de póker y apostar las llaves de tu casa cuando ya has acabado de pagar la hipoteca.

Seguiré centrifugando en próximos días. Y de paso cociendo algún que otro detalle. Si lo mejor sería dedicarme a la pastelería...


1 comentario:

PrInCiPe AzUl DeStEñIdO dijo...

Esto, pero una cosilla, un pensamiento que me viene al pensar en ti... uy! que impuro sono esto jeje.

Dices que tienes una lavadora que centrifuga en lugar del supuesto cerebro, eso ya lo sabía porque bueno, ya lo había leido. Pero ahora que sacas el tema te pregunto algo para que me saques de dudas:

cuando centrifugas (piensas), ¿sólo lo haces a alta velocidad como una lavadora, o al igual que ella tu cabeza también se va moviendo y cuando piensas mueves la cabeza de un lado a otro muy rápido?
Bueno, quizás tu "lavadora" sea de esas modernas que no hacen ruido ni se mueven ni na'.