sábado, 13 de marzo de 2010

¿Me compro una agenda más grande?

No sé si es que me hago mayor o que se me acumulan las cosas y no soy capaz a coordinarlas todas del modo debido. Pero es que llevo un par de días en los que la agenda se me hace pequeña, no soy capaz a hacer todo lo que tengo que hacer y digamos que los factores externos tampoco es que ayuden mucho.

Las trabas estúpidas que ponen algunos quitan una hora de un sitio, las tonterías de otros otra hora de otro lado. He llegado a la conclusión de que si sumara todo el tiempo perdido le ganaría, como mínimo, un par de horas al días. El problema es que aún no sé como hacer para conseguir ese tiempo a mi favor y no en contra.

De momento esta noche ya le he arañado tres horas (como mínimo) a lo que se puede considerar horario laboral, porque pienso pasarme los próximos dos días sin hacer nada, absolutamente nada. Bueno sin contar con irme de compras, de cena, al cine, hacer algo de vida social, organizar el próximo viaje,... De momento, vamos a cerrar este bicho, que lleva encendido desde las diez de la mañana y por raro que pueda parecer no se ha calentado ni una sola vez. Me voy con Moccia a pasear por Roma.

Quizás también es que tengo la cabeza en otras cosas. Echo de menos demasiadas cosas


1 comentario:

Aida dijo...

La nueva agenda te será útil. Al final, todo es cuestión de organizarse bien...